Experiencia con tratamientos diferentes: DYNA MAGNET

En nuestro que hacer diario, con frecuencia tenemos que dar respuestas a todos los casos que aparecen en nuestras consultas: Complicaciones de tratamiento, soluciones de compromiso, limitaciones de acceso al tratamiento ideal…..

Aquí presento un pequeño caso de cómo puedo simplificar un caso y ofrecer una solución removible sencilla, estética y directamente realizada en la clínica, usando el sistema magnético de Dyna preformado que me permitió aprovechar restos radiculares que el paciente ya tenía endodonciados, y convertir una prótesis parcial removible en una sobredentadura retenida por ataches magnéticos y evitando tener que colocar ganchos en el sector anterior en los dientes 12 – 22.

Es bueno disponer de una batería de soluciones terapéuticas para poder ofrecer diferentes alternativas al paciente, aunque no sean las ideales. En este caso el paciente venía con un fracaso de prótesis fija de 25 a 15….con perforaciones en coronas y endodoncias posteriores…etc…En sectores posteriores presentaba un esquelético con retenedores convencionales.

Entre las diferentes soluciones que se le ofrecieron, el paciente optó por la más conservadora y económica, pues no quería perder el sector anterior. Se le ofrece una prótesis parcial removible de resina “transicional” con 3 ataches magnéticos y placa palatina de extensión reducida.

 

Para esta solución se confecciona la prótesis primero con un retenedor en 25. Posteriormente colocamos el sistema magnético de manera directa en la clínica sin necesidad de laboratorio, utilizando la opción que la casa comercial ofrece con su sistema de pernos preformados de aleación EFM (“EFM alloy keeper”). Los restos radiculares se preparan de forma convencional como hacemos para otro tipo de pernos preformados y siguiendo las instrucciones del fabricante (aunque se recomienda que quede 1-2 mm de resto radicular por encima del margen gingival, el respeto del ferrule no es tan crítico como para los sistemas mecánico friccionales, pues el imán transmite sólo fuerzas verticales,  y no de otro tipo y los niveles de retención que se ofrecen son menores 300-500 grs, que constituyen un valor de retención suficiente a nivel clínico, por tanto se disminuye al mínimo las complicaciones de descementado en contraposición a los sistemas o-ring, por ejemplo…). El imán se coloca en la base de las prótesis rebasándolo con resina autopolimerizable (también técnica directa). Siempre es preferible proporcionar diseños de retención bilaterales y simétricos. En el caso que nos ocupa en el cuadrante 1 dotamos al paciente de dos retenedores magnéticos y en el cuadrante 2 de uno magnético y otro directo de media caña. 

Dr. Óscar F. Jiménez 

Licenciado en Odontología.

Doctor por la UCM.

Especialista en Implantoprótesis UCM.

Implantología y Rehabilitiación Oral.


Si te ha gustado: Comparte

Escribir comentario

Comentarios: 0